.


Share on Facebook

Uso de correas de sujecion

Una creencia muy popular en el culturismo es evitar las correas de sujeción en las pesas, que ayudan a realizar el agarre y, por tanto, a levantar el peso en el ejercicio. La razón de esto es que la gente entiende que usándolas en los ejercicios no se va a desarrollar la misma fuerza en el agarre. Puedo entender este razonamiento, porque eso es posible, pero como argumento universalmente válido es muy dudoso. He aquí por qué …

1. Es cierto que al usar correas para las manos éstas no trabajan tanto como sin ellas, y, por tanto, la fuerza en el agarre no se desarrolla de la misma manera. Ahora bien: si tu objetivo es aumentar tu masa muscular, esto no es tan grave. Te puedes permitir usar las correas o straps y aumentar un poco más el peso si, por ejemplo, estás trabajando espalda. La fuerza que pierdes en el agarre lo ganas en la espalda, por poner un ejemplo.

El agarre es más fuerte si no las utilizas. Es innegable. Pero las correas te permiten una mayor efectividad para ganar crecimiento muscular si trabajas espaldas, hombros, brazos… porque estos aparatos te permiten, al liberarte de ejercer una fuerza considerable en el agarre, meterle más carga de peso al ejercicio. Debes valorar en qué ejercicios te conviene no usarlos y en cuáles sí. Si tú las usas al trabajar, en el ejemplo anterior, espalda, vas a poder concentrarte mucho mejor en trabajar todos los músculos de la misma, porque no tienes por qué concentrarte tanto en el agarre de la barra, mancuerna,… Ahí te es útil.

Sin embargo, si estás trabajando la muñeca, puede no ser tan aconsejable, porque sí te puedes permitir centrar la atención en la ejecución del ejercicio en el agarre, y aquí sí que no conviene perder fuerza en esa acción, dado que no estaremos trabajando la muñeca debidamente.

En consecuencia, y como conclusión, si el agarre no es un factor limitante en un ejercicio, no utilices correas. Si el peso que estás utilizando no justifica el uso de correas, no las uses. Pero si la falta de fuerza en el agarre es la única cosa que está limitando tu rendimiento en un ejercicio, usa las correas.

Si utilizas las correas cuando sea absolutamente necesario, los resultados serán mucho mejores, dado que estarás trabajando mejor los grupos musculares concretos a los que estén dirigidos esos ejercicios específicos. Y, después, cuando hagas ejercicios en los que el agarre sea fundamental, como el curl de bíceps, por poner un ejemplo, no las uses. Así estarás desarrollando fuerza en el agarre cuando realmente importa y optimizarás tus resultados.

2. “Soy un atleta y necesito tener mucha fuerza en el agarre”. ¡Bien por ti! En este caso la mejor opción es trabajar ejercicios muy específicos, dirigidos a mejorar la fuerza en el agarre. Reserva un tiempo de entrenamiento específico para trabajar las manos y los antebrazo, pero no perjudiques a los restantes grupos musculares cuando los entrenes a ellos. En la especialidad radica la calidad.

Mucha gente está evitando el uso de cinturones de seguridad porque quieren fortalecer el tronco. Pero se necesita una base muy fuerte para conseguir levantar grandes pesos en las sentadillas y peso muerto con un montón gigante. Por eso verás a los grandes halterófilos con ese cinturón de seguridad, puesto que, para trabajar el abdomen, necesitan afianzar debidamente el tronco. De otro modo, al poner grandes pesos, se estarían reventando la espalda.

3. “Yo soy un levantador de pesas y no puedo usar la correa, si no, podría acostumbrarme demasiado a usarlas,” Esta es la razón mejor y más estricta para evitar el uso de la correa. Pero ¿sabías que los atletas olímpicos de élite utilizan correas para el “arranque” (Levantamiento de peso en arrancada o Snatch)? La razón de esto es que quieren evitar las lesiones, que podrían afectar definitivamente a su capacidad. Obviamente no utilizan correas en todas las series o todo el tiempo. Pero sí cuando es necesario.

4. Lo primero que sucede cuando el sistema nervioso no puede aguantar en un ejercicio de pesas, es la fuerza del agarre. Esto me hace creer que manejar grandes cargas con las manos es demasiado oneroso para con el sistema nervioso. Utilizar la correa podría reducir la demanda neural. Por lo tanto su uso puede suponer recuperarse mejor y más rápido, e incluso tolerar más cantidad de entrenamiento.

Una vez más, no me malinterpretes. No estoy diciendo que debas utilizar las correas en cada momento. Pero es muy recomendable, por poner un ejemplo, en los levantamientos de un peso muerto muy pesado.

En definitiva, lo que estoy diciendo es que está bien usar la correa cuando la fuerza de agarre está limitando tu capacidad para entrenar y sacar el máximo provecho de un ejercicio.

Tampoco hay problema en usarlos durante la semana de recuperación prevista en tu tabla de rutinas.


Relacionado

Deja un comentario