.


Share on Facebook

Unos consejos si quieres empezar en el gimnasio (2)

Cuanto más se acerque el verano, es mayor el interés en adquirir una buena forma y es mayor la prisa por llegar a obtener rápidos resultados dentro del gimnasio. En esta carrera algunas personas pretenden hacer en un par de meses lo que no han hecho en un año (y, a veces, lo que no han hecho en toda una década) y terminan trazándose un plan que no pueden cumplir. Para cuando empieza el tiempo de playa, han pagado tres meses de gimnasio y se dan cuenta de que los resultados sólo han sido frustración, lesiones y poco o ningún resultado. Aprende lo que no debes hacer dentro y fuera del gimnasio para evitar este tipo de situaciones y céntrate antes de empezar a entrenarte para lograr unos resultados mejores.

Estos consejos te ayudarán:

1 – No trates de lograr dos objetivos simultáneamente

El entrenamiento con dos objetivos al mismo tiempo nos va a llevar a obtener resultados mediocres en los dos objetivos que pretendemos lograr. La idea de ganar músculo y perder grasa al mismo tiempo es muy atractiva, pero para lograrlo se requiere mucha dedicación y tiempo (y los resultados, por supuesto, serán lentos). Pero si tú te centras en un solo objetivo, los resultados serán mucho más efectivos y en un período de tiempo más corto de lo esperado conseguirás lograr mejoras en la parcela en la que te hayas centrado.

2 – No te creas todo lo que oigas por ahí (especialmente, en el propio gimnasio)

Te resultará extraño leer esto en una web que va sobre musculación y entrenamiento en el gimnasio, pero repito: no creas todo lo que lees. Si se tiene en cuenta todo lo que se dice sobre el entrenamiento y la nutrición en Internet o en distintas revistas, o en lo que te dicen los flipados de gimnasio, acabarás más confundido de lo que estabas antes. Tienes que aprender a filtrar la información y no hay que olvidar que lo que aprendas sobre el tema que luego te haya servido en su aplicación práctica, es bueno porque sirve para ti.

3 – No descuides la parte inferior del cuerpo

La mayoría de la gente, por razones de tiempo, no entrena todo el cuerpo, tendiendo, sobre todo, a dejar de entrenar las piernas. Pero esta gente no sabe que las piernas y el tren inferior traen beneficios para la masa muscular de todo el cuerpo, además de mejorar la simetría y favorecer el equilibrio corporal. Los ejercicios compuestos como las sentadillas requieren la ejercitación de todos los músculos a la vez, haciendo que el cuerpo trabaje de una forma completa, plena y más eficaz. Por supuesto, además, lograrás dejar el cuerpo más proporcionado, y maximizarás los beneficios de la obtención de masa muscular en todo tu cuerpo.

4 – No entrenes nunca lesionado o enfermo

No entrenes nunca cuando estés lesionado o enfermo (no hablamos de un simple catarro, claro). Si tienes el hombro lesionado, simplemente no vayas al gimnasio, aunque pienses que podrías trabajar otra parte del cuerpo. El entrenamiento en estas condiciones pueden empeorar una enfermedad o lesión y puede evitar que te puedas entrenar en condiciones óptimas durante más tiempo. Lo mejor es descansar y volver con toda tu salud restablecida. Es mejor que se produzca una leve pérdida de masa muscular mientras estás convaleciente que arriesgarte a una lesión de por vida.

5 – No sigas jamás una dieta de choque si no estás preparado para asumir sus costes

Si tu “dieta” es un desastre, no sirve tratar de cambiar tus hábitos alimenticios de la noche a la mañana y comenzar una dieta extrema, porque las probabilidades de que vayas a terminar frustrado y acabes renunciando por completo son enormes. Seguir una dieta adecuadamente es algo mucho más difícil que el entrenamiento propiamente dicho. Y esto se debe a que cambiar sus hábitos alimenticios es más complicado que fijarse una rutina de ejercicio ( que es algo que, aunque cuesta esfuerzo, nos lleva una hora y media o dos diarias y se supone que es una actividad deportiva que hacemos porque nos gusta, mientras que privarnos de alimentos que nos gustan sí es un sacrificio). Así que varía tus hábitos alimenticios poco a poco y evitarás destrozar tu plan de entrenamiento a las primeras de cambio.

6 – Ten paciencia y piensa en el largo plazo: los milagros no existen (al menos, en la musculación)

Esta es la segunda entrega de una serie de consejos para empezar en el gimnasio, asegurate de leer los otros artículos:

Unos consejos si quieres empezar en el gimnasio

Unos consejos si quieres empezar en el gimnasio (2)

Unos consejos si quieres empezar en el gimnasio (3)


Relacionado

One Response to “Unos consejos si quieres empezar en el gimnasio (2)”

  1. [...] que al hacer pesas en el gimnasio hemos de poner todo el cuidado posible para no lesionarnos y para evitar los [...]

Deja un comentario