.


Share on Facebook

Tu mejor cuerpo

Se han empeñado en terminar con la última rutina de abdominales pero tu cuerpo se está revelando, la comida amenaza con salirse de su panza y las piernas están ardiendo, hace mucho años los médicos le hubieran culpado a los órganos irritados por la falta de energía y la acumulación del ácido láctico, pero nuevos estudios revelaron que el ácido láctico de hecho alimenta tus músculos mientras se está realizando un esfuerzo muy fuerte. Lo que en realidad trata de hacer es de ayudarte no de retrasarte.

Lo que realmente está poniendo entre tu voluntad y tu entrenamiento es tu cerebro, los investigadores midieron la actividad eléctrica en los músculos de las personas que se ejercitaban mientras pedaleaban en la bicicletas fijas, conforme declinaba su desempeño, también lo realizaba la actividad eléctrica, la cual es producida directamente desde tu centro de control, resulta que tu cerebro se puede dar por vencido  respecto de tus músculos cuando se le dé la gana, inclusive si tu cuerpo cuentan consuficiente energía restante para realizar cinco o seis series más.

Por supuesto que todos tienen un límite, pero tu cabeza suele frenar más rápido de lo necesario, entonces ¿por qué actúa tu cerebro de esta forma, especialmente cuando se sabe que se está por terminar la última serie de los abdominales incrementa la posibilidad de despertarte mañana con una panza de acero?.

Esto sucede cuando se entrena más duro de los acostumbrado, tu cerebro piensa “no tengo información que diga si esa serie extra de pesas puede dañar tu cuerpo, será mejor que la moleste bastante al reducir el envio eléctrico a los músculos para que termine con esta locura”.

Es entonces cuando se empiezan a cansar, a dar por vencida la batalla y se tira la toalla. Pero se puede recalibrar el cerebro para un se calme, ya sea entrenando fuera o tratando de reducir unos cuantos minutos de tu paso promedio de media maratón, la clave sera acostumbrarlo a pensar que ya lo ha realizado anteriormente.

Una forma de lograrlo es hacer ejercicios isométricos, son ejercicios que trabajn tus músculos sin que se tengan que moverlos, mantener las contracciones  específicas por un tiempo determinado, agregar más tiemo incrementa tu resistencia.


Relacionado

Deja un comentario