.


Share on Facebook

Rutinas anti-apetito

Un estudio realizado recientemente en la Universidad de Oslo comprobó que la combinación de un plan alimentario y la actividad física regular son la clave para reducir el índice de leptina, la hormona del apetito.

Al aumentar la sensación de bienestar y de calma se evita la ansiedad por comer y como si fuera poco se ha relacionado el ejercicio físico con un rechazo por los alimentos grasos, lo que ayudaría a evitar algunas “tentaciones”.

Pero no cualquier actividad es efectiva para estos fines sino que es conveniente elegir entre las siguientes que te acerco:

Caminata:

Los pasos regulares ayudan a seguir un plan de alimentación adecuado con la disminución de la ingesta de, los productos calóricos, esto se debe a su poder de combatir la ansiedad y moderar el apetito, tambien disminuye la necesidad adictiva que producen el café, el alcohol y el cigarrillo. Para obetner estos beneficios,  caminar durante 30 minutos sin detenerse y a velocidad constante, con una frecuencia mínima de 3 veces a la semana.

Pilates:

Entre sus bneneficios se encuentra una disminución de los niveles  de ansiedad y estrés, dos factores relacionados con los ataques  de hambre, ayuda  abajar la aceleración que cotidianamente se vive en el trabajo o en la casa además de modelar el cuerpo. Para ejercitarse de manera fluída y relajada es imporatnte trabajar en el nivel de cada uno, inicial, intermedio o avanzado, esto  se logra incorporando los ejercicios paulatinamente.

Yoga:

La sensación de hambre es en su mayor parte, mental, por eso el Yoga es fundamental, sus movimientos, sus posturas y respiraciones sirven para experimentar una relajaión física seguida de una relajación metal, esto se convierte en un recomendado para controlar el apetito por ansiedad. Además  recientemente se comprobó que es más efectivo que los fármacos para combatir el insomnio, otro factor que incita a comer más.

Natación:

El contacto con el agua es un buen relajante corporal eso hace de la natación un deporte recomendado por los médicos psiquiatras para mejorar los estados de ansiedad. El nadar mejora la postura corporal y alivia de las tensiones y por consiguiente genera un mejoramiento que revierte los estados de ánimo, se duerme mejor y cambia totalemnte el apetito, lo que permite que se comience a alimentarse de manera más sana.

Bicicleta:

Las personas que sufren de sobrepeso y enfermedades cardiovasculares podrían gozar de muchos años de salud si se decidieran a usar más la bicicleta, esto se debe que al actua directamente sonr el sistema nervioso, este ejercicio calma, relaja, elimina las tensiones y reduce los niveles de ansiedad, tres factores relacionados con el apetito.


Relacionado

Deja un comentario