.


Share on Facebook

Prevenir el dolor de espalda

El dolor de espalda es una entidad multicausal y por lo tanto la prevenció—n debe plantearse a distintos niveles; dependiendo del riesgo se utilizaran má‡s unas estrategias que otras, pero siempre bajo una visió—n integral. Los problemas derivados del dolor de espalda son suficientemente comunes y costosos para cualquier tipo de sociedad tanto por las péŽrdidas de dinero generadas por las ausencias laborales y las indemnizaciones como por los tratamientos que se realizan a veces con resultados no muy buenos. Lo anterior sin tener en cuenta los costos ocultos como el dolor y el sufrimiento, tan dif’íciles de evaluar. Ante este cuadro muchos plantean la profilaxis como la posibilidad m‡s razonable para enfrentar este gran problema, pero a pesar de la magnitud de este, la literatura sobre programas de prevenci—n de estas lesiones es escasa y sobre todo encontrar referencias bibliográ‡ficas de estudios controlados debidamente aleatorizados es bastante dif’cil. (10-16)
Pa’ses de alto desarrollo social y econ—mico han creado programas preventivos logrando segœn sus autores gran reducció—n de lesiones e indemnizaciones. La efectividad de estos programas se evalœúa ba‡sicamente segœún el ausentismo laboral, el pago de indemnizaciones, el menor nœmero de d’as de incapacidad y no por aspectos como la ausencia de dolor. Los factores de riesgo que contribuyen a la aparici—n del dolor de espalda se han detectado y aunque son muy del medio laboral podr’an extrapolarse a otras poblaciones. Estas causas se han dividido en dos grupos grandes:
condiciones inseguras y actos peligrosos:

dolor de espalda

I. Condiciones Inseguras, son ambientes que obligan o estimulan a las personas a utilizar el cuerpo de tal forma que aumente el riesgo de da–ños en la espalda. Dentro de las condiciones inseguras de trabajo est‡án:

1. Soportar repetitivamente cargas pesadas o inc—ómodas.
2. Levantamiento repetitivo de objetos desde el suelo.
3. Levantamiento con torsi—ón.
4. Sedestaci—ón y conducci—ón prolongadas.
5. Bipedestació—n prolongada.
6. Flexiones anteriores está‡ticas.
7. Gesto repetitivo y constante de alcanzar con el brazo.
8. Exposició—n a vibraciones.


Rehabilitació—n en dolor de espalda

De todos éŽstos el má‡s ampliamente reconocido es el levantar y soportar pesos, llegando incluso a identificar factores asociados a este levantamiento que actúœan como predisponientes o ayudadores
para este factor de riesgo, los cuales son:

1. Predisposició—n a la lesió—n.
2. Dise–ño del puesto de trabajo.
3. Nivel de forma f’sica.
4. EstrŽés.
5. Actitud ante el trabajo.
6. Tabaquismo.
7. Mec‡ánica corporal y téŽcnica o estilo de trabajar.
8. Compensació—n financiera por una lesió—n.

dolor en la espalda

II. Actos Peligrosos, se definen como los mŽtodos inseguros de trabajo que un sujeto elige teniendo alternativas menos peligrosas, y que por lo tanto ponen en riesgo a los trabajadores. Por ejemplo un individuo prefiere llevar a cabo una actividad manualmente a pesar de contar con un dispositivo o herramienta de ayuda para cuyo uso se le ha instruido. Los actos peligrosos pueden estar
causados por desconocimiento o ignorancia acerca de mŽétodos inocuos y tambiŽén por estréŽs o depresió—n.
Como se deriva de lo anterior hay factores atribuibles al trabajo o labor desempe–ado y otros derivados de las caracter’sticas de la persona misma o la combinaci—ón de los dos.
Teniendo el anterior diagn—stico causal los programas encaminados a la prevenci—n primaria y secundaria se han tratado de cubrir 4 aspectos b‡ásicos’:

1. Detecció—n selectiva pre-empleo:
Desde principios de los 80 y dando respuesta a necesidades m‡as de los empresarios que de los organismos de salud, se comenzaron a dise–ñar pruebas de evaluaci—n para los individuos que deber’an realizar labores de riesgo para dolor de espalda, como cargadores de pesos y conductores. Los objetivos de esta detecci—n selectiva est‡an orientados a obtener una productividad disminuyendo el nuœmero y la gravedad de las lesiones.

Las evaluaciones incluyen:

medici—ón de la fuerza isomŽtrica segmentaria, capacidad aer—bica, aná‡lisis biomec‡ánico del individuo, requisitos de fuerza del trabajo y perfiles de las acciones por cumplir dentro de la labor.
Los resultados de los estudios mejor realizados mostraron que los trabajadores con ma‡s alta puntuaci—on presentaron un ’índice de reducción de lesi—ón que fluctuaba entre 10.4% para los puntajes
marginales y 23% para los puntajes má‡s altos. TambiŽén se encontr—ó una mayor permanencia en el empleo y una productividad mayor. Los problemas de este tipo de selecci—n radican en los costos, el tipo
de pruebas por implementar segœn el oficio para desempe–ar y eventuales problemas legales. (17-22) (Nivel de evidencia III.2, Recomendaci—ón grado B).
Un aspecto importante, sin embargo, es que la tasa de recurrencia de sí’ntomas dolorosos lumbares bajos puede ser tan alta como el 40 al 70%, sin embargo la persona no debe ser estigmatizada
como trabajador de alto riesgo o discriminada para solicitudes de empleo, pues la rata de recurrencia de una nueva lesió—n musculoesquelŽtica puede ser menor de un 6%.(23).(Nivel evidencia
III.2, Recomendaci—ón grado B).

2. Ana‡lisis ergonó—mico:
La ergonom’ia es el estudio de la relaci—ón del trabajador con su puesto de trabajo, con miras a maximizar la seguridad y la eficiencia. La evaluaci—on ergono—mica incluye el an‡lisis del trabajo desde el punto de vista biomec‡ánico, fisioló—gico y f’ísico. La intervenció—n ergonó—mica se da en el entrenamiento al trabajador, la selecció—n del trabajador y el rediseñ–o del trabajo, por mŽetodos administrativos y de ingenier’a. Pretende cumplir funciones preventivas con respecto a las lesiones tratando de acomodar el puesto al trabajador y no lo inverso. El ana‡lisis ergonó—mico implica la observació—n metó—dica del puesto de trabajo en aspectos como los requerimientos f’ísicos, el ambiente laboral y los factores sicosociales. Todo esto implica una completa informaci—ón y aná‡lisis bajo méŽtodos estandarizados a veces complejos cuya aplicaci—ón pra‡ctica implica costos y genera reticencia de los empleadores.(24- 30). (Nivel de evidencia III.2, Recomendació—n gradoB).

3. Escuelas de espalda:

Las escuelas de espalda est‡n conformadas por grupos interdisciplinarios que orientan y entrenan a la persona en los cuidados de salud de la espalda, la mec‡nica corporal, la salud industrial relativa a la espalda, los cuidados hospitalarios Rehabilitació—n en dolor de espalda para personas no enfermas. La verdadera filosof’a de estos programas es la de hacer entender al individuo su responsabilidad como guardi‡án de su propia salud.
Una escuela de espalda promedio, desarrolla de tres a cinco sesiones de dos a cuatro horas cada una, impartidas a intervalos semanales cuyo tema principal es el dolor de espalda, siendo la mayor’a de las veces enfocado solo al dolor lumbar. Se aceptan hasta 12 personas por grupo; Žéstas tienen que cumplir con tareas y se recomiendan sesiones de refuerzo en seis meses. Los temas tratados incluyen:

Anatomí’a y Fisiologí’a de la espalda, Postura y Mec‡nica corporal, Salud general, Nutrició—n, Primeros auxilios y rutinas de ejercicios. (31-39) (Nivel de Evidencia IV, Recomendaci—ón grado C).

4. Rutinas de ejercicio f’ísico:

Tradicionalmente han existido dos aproximaciones grandes: la terapia ocupacional centrada en actividades de la vida diaria, rendimiento en el trabajo y las posibilidades de volver a trabajar en forma segura y la terapia f’ísica, m‡ás utilizada en la fase aguda de la recuperaci—ón, con un interŽés mayor en incidir sobre la flexibilidad, la fuerza y el control del dolor. Como factores ayudadores en la aparici—ón del dolor de espalda se han planteado la disminució—n de la fuerza muscular en el dorso y el abdomen, la disminució—n de la flexibilidad del tronco y la parte posterior del muslo, adem‡ás del acortamiento de los mœsculos flexores de la cadera, especialmente el psoas il’aco, cuyo origen en la columna lumbar aumentar’a la lordosis por tracció—n. M‡s recientemente se amplía el espectro a la influencia de la llamada capacidad aer—bica de trabajo fí’sico, asegurando que individuos con menor capacidad sufren m‡ás de dolor que los mejor preparados.
En general se plantea que el ejercicio fí’sico tiene posibilidad de lograr impacto en el dolor de espalda, por los siguientes factores:

1. Fortalecimiento de mœúsculos, ligamentos y huesos, prepar‡ándolos para una mayor cantidad de trabajo, evitando la fatiga cr—nica.
2. Mejorando la nutrici—ón del cartí’lago articular y los discos intervertebrales, evitando dañ–os estructurales.
3. Mejorando la capacidad oxidativa del múœsculo, volviéŽndolo m‡ás eficiente, logrando as’ un ahorro energŽético, retrasando la fatiga y permitiendo el uso del remanente de ox’ígeno por otras estructuras.
4. Mejorando el control y la coordinaci—ón de los movimientos, es decir, logrando una mejor tŽécnica en los movimientos por realizar, disminuyendo las posibilidades de una lesió—n aguda.
5. Mejorando las funciones cardiovascular y respiratoria, que garantizan la llegada de las sustancias energŽticas y formadoras de tejido.
6. Otros factores como el aumento de la secreci—ón de sustancias tipo endorfinas en el l’quido cefalorraquí’deo, modulando así’ el dolor. Adem‡s de los factores psicoló—gicos que mejoran la autoimagen y disminuyen los efectos del estrŽés.
Los programas de evaluació—n y manejo integrales muestran un mayor beneficio en comparaci—çon con el uso aislado de fisioterapia. (40-53) (Nivel de evidencia III.1, Recomendació—n grado B).

El uso de cinturones o fajas de soporte, no ha demostrado un papel preventivo para el dolor de espalda; los pacientes presentan la misma rata de accidentes aunque puede disminuir los d’ías de péŽrdida laboral. Cuando se utilizan en forma intermitente no demuestran efectos negativos, como la disminuci—ón de la fuerza abdominal. Su uso m‡ás prolongado se ha asociado a diminució—n de la fuerza de contracció—n concŽéntrica y excéŽntrica de los flexores y extensores de la columna. (54-57) (Nivel de evidencia II, Recomendació—n grado D).


Relacionado

6 Responses to “Prevenir el dolor de espalda”

  1. [...] Educacion en rehabilitacion del dolor de espalda [...]

  2. [...] Manejo farmacologico del dolor de espalda. [...]

  3. [...] Historia de dolor generalizado. Definición : Dolor a ambos lados del cuerpo, derecho e izquierdo, arriba y abajo de la cintura. Además dolor [...]

  4. [...] en el pronóstico del SFM. La depresión, el aumento de los puntos sensibles y la severidad del dolor global tienen relación con mal pronóstico. A mayor cronicidad mayor dificultad terapéutica. La [...]

  5. [...] interdisciplinarias para definir estudios adecuados de prevalencia en nuestro medio del dolor de espalda, sus etiologías, el impacto final que tengan los programas de prevención y rehabilitación sobre [...]

  6. [...] usar las correas o straps y aumentar un poco más el peso si, por ejemplo, estás trabajando espalda. La fuerza que pierdes en el agarre lo ganas en la espalda, por poner un [...]

Deja un comentario