.


Share on Facebook

Mujeres en el gimnasio

Muchas mujeres tienen miedo a que si hacen ejercicio de pesas en el gimnasio puedan volverse muy grandes, musculosas o con aspecto masculino si entrenan duro con las pesas. Digamos que no desean parecer una version femenina de Arnold Schwarzenegger.

En verdad, hay muy pocas posibilidades de que algo similar suceda por la propia constitución del cuerpo femenino. No por trabajar con pesas las mujeres se vuelven extremadamente musculosas.

Es cierto que hay algunas mujeres que han superado los límites de la feminidad y que están muy musculadas entre las culturistas profesionales, pero estas mujeres no representan la transformación normal de un entrenamiento en el gimnasio. Son profesionales, dedican horas y horas a entrenar, tienen una genética privilegida para lograr esos objetivos y no reparan en usar todo tipo de ayudas químicas.

Estas mujeres fisicoculturistas tienen un cuerpo muy masculinizado, debido a un desarrollo muscular enorme, pero son una excepción y no la norma habitual. Muchos de esos desarrollos musculares no se consiguen si no es recurriendo a sustancias anabolizantes y drogas para aumentar la masa muscular. Las mujeres tienen una genetica diferente a la de las hombres y no desarrollan músculo como estos.

La mayor parte de las mujeres que practican culturismo lo hacen para estar más tonificadas, con cuerpos más duros, en forma y con una mejor figura y no con el objetivo de aumentar la masa muscular en todo lo posible. Las mujeres fisicoculturistas pueden obtener grandes beneficios y satisfacciones de la práctica de este deporte, aunque por motivos diferentes a los de los hombres.

Las mujeres que entrenan con pesas tienen un mejor control del peso corporal y no sufren el estres de las famosas dietas yo-yo. Hoy en día es cada vez más habitual ver mujeres en los gimnasios, no como hace años en los que las mujeres que practicaban culturismo eran vistas como bichos raros.

Las mujeres se han ganado su hueco en los gimnasios y en las competiciones de culturismo y, al igual que los hombres, hay mujeres fisicoculturistas que compiten en torneos por todo el mundo.

Muchas actrices famosas han entrenado con pesas en su preparación para determinadas películas y esto ha hecho que la percepción por el público del entrenamiento con pesas en las mujeres y de las mujeres culturistas haya cambiado. Como consecuencia las mujeres pueden entrenar en casi cualquier gimnasio sin sentirse observadas o molestas, de hecho muchos de los mejores fisicoculturistas masculinos entrenan con su pareja como compañera de entrenamiento.

La igualdad ha llegado al gimnasio.

mujer en el gimnasio


Relacionado

Deja un comentario