.


Share on Facebook

Las necesidades energéticas

NECESIDADES ENERGÉTICAS

El conocimiento de nuestras necesidades energéticas diarias es imprescindible para alimentarnos correctamente y adquiere una importancia aún mayor en los deportistas.

Por un lado tenemos el consumo energético en resposo o metabolismo basal, que es la cantidad de energía mínima necesaria para mantener las funciones vitales del organismo en reposo, tanto físico como mental, para que no se paralicen procesos indispensables para la vida como son el funcionamiento del corazón, la respiración, el mantenimiento de la temperatura corporal, el funcionamiento hepático, renal, nervioso, etc.

El consumo energético en reposo se dividiría de esta manera:

  • Higado 29%
  • Cerebro 19%
  • Corazón 10%
  • Riñón 7%
  • Músculo esquelético en reposo 18%
  • Órganos restantes 17%

Existen numerosos métodos para valorar el gasto energético en reposo. El más efectivo es el método de la calorimetria, que puede realizarse de forma directa e indirecta:

Calorimetría directa: se coloca al individuo en una cámara cerrada provista de dispositivos de registro que miden el calor que emite el cuerpo. Es un método que apenas se utiliza, ya que hay pocos aparatos y es muy costoso

Calorimetría indirecta: se basa en que la producción de calor en el organismo deriva de la oxidación de compuestos carbonados, por lo tanto el consumo de exigeno guarda una relación casi perfecta con la producción de calor y puede tomarse como medida de ésta.

Sin embargo, dada la complejidad y el coste de estos métodos, lo que se utiliza habitualmente para medir el metabolismo basal son fórmulas matemáticas que son más sencillas, económicas y de rápida elaboración, aunque no tan exactas.

El más utilizado en la actualidad es el método de Harris Benedict, por su mayor aproximación a la exactitud, y aún así se estima el error de este sistema en torno a un 20%:

Mujeres (kcal) : 655,1 + (9,56 x peso) + (1,85 x talla) – (4,68 x edad)

Hombres (kcal): 66,5 + (13,75 x peso) + (5 x talla) – (6,76 x edad)

(la talla es en centimetros y el peso en kilogramos)

El resultado de esta fórmula debe multiplicarse por el nivel de actividad (ver tabla Mahan, L.K.; Escott-Stump. S., Nutricion y Dietoterapia de Krause*)

Una vez que hemos multiplicado el resultado del metabolismo basal por el índice de actividad debemos añadirle un 10% más por el efecto térmico de los alimentos.

El resultado final determina el número de Kcal a ingerir diariamente para mantener el peso actual, para aumentar o disminuir de peso habrá que subir o bajar el número de Kcal a ingerir hasta un máximo del 25% del resultado obtenido.

*

Estilo de vida y nivel de actividad Factor de multiplicación
Personas confinadasa una silla o a la cama 1,2
Trabajo sin la opción de moverse habitualmente y con pocoa actividad o sin actividad extenuante de esparcimiento 1,4-1,5
Trabajo sin la opción de moverse demasiado, pero con actividad moderada 1,6-1,7
rabajo de pie (trabajo doméstico, asistente de tienda) 1,8-1,9
Trabajo extenuante o esparcimiento muy activo 02/02/04
Grados importantes de actividad como una actividad deportiva (30-60 minutos) cuatro veces por semana + 0,3 (se lo sumaremos al nivel de actividad que corresponda de la lista)


Relacionado

Deja un comentario