.


Share on Facebook

La importancia del desayuno

“El desayuno es la comida más importante del día”. Todos hemos oido esta afirmación alguna vez, probablemente muchas veces a lo largo de nuestra vida, pero a pesar de la importancia del desayuno un gran porcentaje de personas se lo saltan a diario.

La sociedad en la que vivimos está dominada por las prisas y el estrés permanente , lo que hace que muchas personas salgan deprisa y corriendo al trabajo día a día sin haber desayunado,  o habiendo tomado tan solo un café. Este estado de estrés que hace que nos saltemos el desayuno, es tambien el responsable de que estemos constantemente irritados y de que conduzcamos a menudo como locos. Pero  descuidando nuestra alimentación solo conseguiremos que la situación empeore.

Después de toda una noche nuestro cuerpo ansía nutrientes, es de vital importancia que se los proporcionemos para poder afrontar las actividades diarias eficientemente. De hecho, la mayor actividad cerebral se registra por la mañana y si no nutrimos nuestro cerebro disminuye nuestro rendimiento, ya sea laboral , académico o deportivo.

El desayuno ideal ha de ser muy completo y ha de aportarnos una gran cantidad de hidratos de carbono. Un buen ejemplo sería tomar una o dos piezas de fruta o un zumo natural (no vale zumo embotellado), un buen vaso de leche y cereales o tostadas. Si nos decantamos por las tostadas, que sean de pan integral y acompañadas con aceite de oliva (ocasionalmente se puede usar también mantequilla, pero el aceite de oliva es más saludable) o una mermelada de fruta  (sería ideal si fuera mermelada casera o si es comprada elegirla lo más natural posible). Respecto a la fruta, los kiwis son una buena elección por su gran aporte de vitamina C y sus propiedades para mejorar el tránsito intestinal.

Un completo desayuno conseguirá que afrontemos la mañana con energía, aumente  nuestro rendimiento y disminuya nuestro nivel de estrés.


Relacionado

Deja un comentario