.


Share on Facebook

Historia del tabaco

El tabaco es una planta originaria de America, muchos nativos americanos consideraban el tabaco como un regalo del “Gran Espíritu” y lo usaban en sus ceremonias religiosas.

Rodrigo de Jerez, explorador español, llevó el tabaco a España, desde donde se extendió al resto de Europa, a principios de 1500. El hábito de fumar se extendió rápidamente, el valor del tabaco creció rápidamente y llegó a usarse como moneda en las colonias americanas.

En el siglo 18 el tabaco se usaba principalmente esnifado, como rapé, pero en el siglo 19 los puros se convirtieron en la labor de tabaco y la forma de consumo de tabaco predominante.

A mediados de 1800 Philip Morris, J.E. Liggett, y R.J. Reynolds fundaron sus compañías tabacaleras.  La invención de las cerillas y las máquinas de liar hicieron que los cigarrillos se hicieran más y más populares.

Durante la Primera Guerra Mundial los soldados disponían de cigarrillos gratis. Entre 1914 y 1920 el consumo de cigarrillos se elevó de 94 cigarrillos por cabeza a 419 por cabeza y año.

La relación entre el consumo de tabaco y el cáncer se empezó a hacer clara y evidente, entre 1930 y 1948 el número de casos de cáncer de pulmón en Estados Unidos se multiplicó por 6, pasando de 4.9 por cada 100.000 habitantes en 1930 a 27.1 por cada 100.000 habitantes en 1948.

En 1965 el rápido incremento en el consumo de tabaco y las consecuencias para la salud de los ciudadanos llevaron a los primeros avisos de las autoridades sanitarias en las cajetillas de tabaco.

En 1970 las aerolíneas sacaron los primeros asientos para no fumadores en los aviones y el tabaco fue prohibido en varios espacios públicos.

En 1980 los estudio sobre el tabaco demostraron que los fumadores pasivos tienen una riesgo importante de sufrir cáncer de pulmón y otras enfermedades relacionadas con el tabaco.

Philips-morris-asesinos

En 1990 se iniciaron en los USA numerosas acciones legales contra las compañías tabacaleras, así como numerosas campañas de concienciación social dirigidas a advertir a la población de los riesgos del tabaco.

En 1999 la tabacalera Philip Morris Tobacco Company reconoció que “hay un abrumador consenso acerca de que fumar cigarrillos causa cáncer de pulmón, ataques de corazón, enfisema y otras serias enfermedades en los fumadores… No hay una forma segura de consumo de tabaco… fumar cigarrillos es adictivo”. Por estas fechas la mayor parte de las tabacaleras comenzaron a admitir el hecho de que habían estado enfocando sus campañas y esfuerzos de marketing a captar gente joven.


Relacionado

Deja un comentario