.


Share on Facebook

Entrenar en la maquina de poleas

Hoy en día vemos cada vez menos gente haciendo ejercicios en la polea. En la edad de oro del culturismo la polea estaba presente en la rutina de cualquier persona. Antes de que existiera el press de banca con el apoyo de barra en sus distintas variantes, la gente hacía una especie de ejercicio de polea al tomar la barra del suelo para ponerla en el pecho y hacer el mismo ejercicio que en el press de banca.

El principal beneficio de la polea es que ayuda a expandir la caja torácica y trabaja todos los músculos a lo largo del tronco, pecho, espalda, brazos y hombros con un alcance máximo de movimiento. Esto ayuda mucho en la densidad y la profundidad del tronco, que es un área que permanece más bien débil para la mayoría de la gente. Pocas personas hoy en día tienen un tronco bien desarrollado. Es más común ver a la gente con los brazos bien desarrollados, así como los hombros; sin embargo, no se ve tanto a la gente con un pecho bien desarrollado. La polea es el ejercicio ideal para solucionar este problema.

El pecho es la base que soporta todos los músculos del cuerpo superior. Así que si tienes una base bien desarrollada, con todos los músculos y la parte superior del pecho, hombros, espalda y brazos bien musculados, vas a conseguir una apariencia impresionante.

Hay dos variaciones de la polea, básicamente: las que simulan barra o mancuernas. Una variante no es necesariamente mejor que la otra, ambas funcionan muy bien. Aunque pienso que con la máquina de polea sustitutiva de las mancuernas se logra una mayor amplitud en el movimiento. Aunque, quizás, se pierde un poco de simetría al ejercitarse. Elige la que más te convenga.

La polea es un ejercicio de “estiramiento”, con lo que podrás obtener mejores resultados con una carga moderada, con más repeticiones y siempre con el máximo alcance de movimiento. Intenta incrementar la carga gradualmente y no sacrificar el rendimiento del ejercicio, que en este caso es más importante que la cantidad de peso que puedas levantar.

Dependiendo de la estructura de tu cuerpo puedes sentir que el efecto que la polea está teniendo sobre tu pectoral, tu dorsal o ambos. Luego hay que adaptar el ejercicio de nuevo. El principal objetivo es incluirlo cómodamente en tu rutina.

La primera vez que ejecutes este ejercicio, comienza con un peso ligero para acostumbrarte al movimiento en la medida necesaria. Y luego ve aumentando progresivamente el peso. De esta manera puedes lograr un término medio para estimular el crecimiento muscular al máximo, sin afectar a la amplitud de movimiento.

Comienza por hacer una o dos series de calentamiento y luego toma un peso con el que puedas hacer 15 repeticiones ejecutadas de buena forma. Haz conjuntos de 2 o 3 siempre con la sensación de que los músculos se alargan y se contraen debidamente con cada repetición. Un consejo para obtener más resultados es respirar profundamente y contener la respiración antes de bajar el peso, de esta manera puedes mejorar aún más por la parte de tu caja torácica.


Relacionado

Deja un comentario