.


Share on Facebook

Ejercicios para rehabilitacion del dolor de espalda

Ejercicios para la rehabilitación en el dolor de espalda.

La estabilidad de la columna está influenciada estrechamente por la actividad muscular; de ahí que una musculatura paraespinal deficiente puede poner en riesgo de lesión a los propios músculos y ligamentos. Este hecho debe tenerse presente para evitar el reposo prolongado; el cual ocasiona osteoporosis, pérdida de la fuerza muscular y de la capacidad física. (75,76)
Las personas con una mejor condición física tienen menos episodios de dolor lumbar, tanto en frecuencia como duración, y suelen tener mejor tolerancia al dolor. Adicionalmente el hallazgo físico más común en pacientes crónicamente discapacitados por el dolor lumbar es el desacondicionamiento.(77, 78)
En las personas con dolor cervical se ha encontrado que la fuerza de la musculatura del cuello es menor comparada con la de grupos controles.(79)
Dos dificultades se encuentran al intentar demostrar la eficacia del ejercicio en personas con dolor en la espalda. La primera es el uso común de intervenciones combinadas y la segunda el uso de diferentes programas de ejercicio en forma simultánea. Los programas de ejercicios m.s frecuentemente utilizados en la rehabilitación del dolor lumbar pretenden:

¥ Estirar la fascia lumbar, posición inicial con el paciente en decúbito supino con ambas rodillas y caderas flexionadas; con las manos sujeta ambas rodillas y las lleva en flexión contra el pecho durante 10 segundos.

¥ Estirar los músculos isquiotibiales, igual posición inicial, eleva un miembro inferior manteniendo la rodilla en extensión completa hasta llegar a la máxima elevación tolerada y mantiene la posición durante 10 segundos.

¥ Estirar los cuadrados lumbares; paciente en bipedestación; con las rodillas ligeramente flexionadas, realiza una flexión lateral máxima de la columna durante 10 segundos.

¥ Estirar los rectos anteriores del cuadriceps, posición inicial en bipedestación, luego flexiona una de las rodillas para intentar tocar con el talón la región glútea, manteniendo la cadera en
extensión.(80)

¥ Fortalecer con ejercicios la musculatura abdominal; posición inicial en decúbito supino con caderas y rodillas flexionadas, manos sobre el pecho, luego se flexiona el tronco hasta que los ángulos inferiores de las escápulas se levanten de la superficie de apoyo.
Este ejercicio fortalece básicamente los músculos rectos anteriores del abdomen. Para fortalecer los músculos oblicuos, se parte de la misma posición inicial pero con las manos en la nuca; se realiza la flexión del tronco en forma alterna, intentando llevar el codo hacia la rodilla contralateral.

¥ Fortalecer la musculatura paraespinal erectora de la columna, posición inicial en decúbito prono con una almohada bajo el abdomen, miembros superiores a los lados del cuerpo; se realiza extensión activa del dorso, manteniéndola durante 6 segundos y luego se relaja.

¥ Fortalecer la musculatura extensora de la cadera, la cual se ha encontrado más débil en las personas con dolor lumbar. Se parte de una posición inicial apoyado en las manos y las rodillas, luego se extiende una de las caderas, mientras se permanece apoyado en los otros tres puntos.(81)

¥ En cuadros dolorosos cervicales se realizan ejercicios de estiramiento, se flexiona la cabeza llevando el mentón contra el pecho durante 10 segundos, luego se hace rotación hacia derecha e izquierda cada vez durante 10 segundos y finalmente flexión lateral de la columna cervical durante 10 segundos. No se recomienda hacer ejercicios de extensión del cuello pues ello cierra los agujeros de conjunción y aumenta la presión sobre los componentes vertebrales posteriores, lo cual puede exacerbar el dolor cervical. Para el fortalecimiento de la musculatura paracervical se realizan ejercicios isométricos o estáticos intentando flexionar -anterior y laterales- y extender el cuello contra la resistencia ejercida por la propia mano del paciente, de tal forma que hay contracción de la musculatura durante 6 segundos pero sin desplazamiento articular.(82)

¥ Adicionalmente en el programa de rehabilitación se realiza un reacondicionamiento aeróbico, por medio de ejercicios de bajo impacto -por ejemplo ciclismo, caminar, natación. Dichos ejercicios se realizan en sesiones de unos 30 minutos, 3 a 5 veces por semana, buscando que la persona alcance un 60 a 75% de la Frecuencia Cardíaca Máxima según su edad (FCM = 220-edad).

Los ejercicios de fortalecimiento de la musculatura deben realizarse entre 2 y 3 veces por semana.(83). (Nivel de Evidencia III.1, Recomendación grado B).
En los cuadros dolorosos crónicos, se prescriben los ejercicios en forma similar a los que se recomiendan en pacientes con cuadros agudos, pero aumentando en forma progresiva la intensidad y la duración de los ejercicios de acuerdo con las ganancias obtenidas.
Las mediciones repetidas de los parámetros sirven para documentar el progreso y proveer motivación al paciente. La combinación de un programa de ejercicios y motivación aumenta el cumplimiento a corto plazo y disminuye la discapacidad y el dolor.(84). (Nivel de Evidencia II, Recomendación grado B).
Debido a la combinación de ejercicios usados en los estudios individuales, no puede aclararse el mecanismo de acción o el efecto puro de cada programa específico. A pesar de que ningún enfoque ha demostrado una ventaja importante sobre los otros, existe evidencia de que el ejercicio es benéfico en términos de diferentes resultados no vocacionales y en el dolor lumbar agudo o crónico. (85, 86). (Nivel de evidencia II, Recomendación grado B).


Relacionado

Deja un comentario