.


Share on Facebook

Dolor muscular tardio

El dolor es un indicador del daño muscular. Es una señal de que has entrenado duro y por eso el cuerpo siente dolor: para indicártelo. Pero se sabe muy poco sobre los mecanismos que desatan el dolor muscular, pues es un efecto del sistema nervioso central (SNC). ¿Se puede entrenar cuando se siente dolor? Probablemente, pero eso no es todo …

Cualquier nuevo ejercicio o entrenamiento causará un cierto grado de dolor que, por lo general, alcanza los picos en 48 horas. Estos dolores son también conocidos como DOMS (Delayed Onset Muscle Soreness), esto es, Dolor Muscular Tardío. Si realmente has trabajado muy duro los músculos en el entrenamiento, el dolor puede llegar a durar hasta una semana.

¿Este dolor causado por el ejercicio es una señal de que se está produciendo un crecimiento del músculo? No necesariamente. Depende de muchos factores. El dolor es sólo una consecuencia, no un indicativo de si se está entrenando bien. En realidad, lo ideal cuando te ejercites es que te propongas tomar todas las medidas para minimizar el dolor. El rápido crecimiento del músculo requiere una ejercitación y es difícil entrenar o, incluso, imposible, si te está devorando el dolor físico.

Pero entonces, ¿hay que entrenar incluso si estamos sintiendo dolor, aunque sea leve? Si pasaron más de 48 horas, sí. Pero recuerde que estamos hablando de simple dolor muscular, y no de lesiones. Ten cuidado con eso, dado que si el dolor es indicativo de lesión, no debes seguir entrenando bajo ningún concepto. Ten en cuenta que las lesiones son causadas por el entrenamiento. Cuando entrenas con DOMS, te das cuenta de que con el tiempo el dolor desaparece. El DOMS en sentido estricto es dolor muscular por ejercitamiento, y si ejercitas aún padeciéndolo, con el tiempo puedes acelerar el proceso de recuperación muscular.

Algunos consejos importantes:

-Si un grupo muscular te duele (hablamos de DOMS, no de algo sintomático de lesión), cuando lo vuelvas a ejercitar no reiteres el ejercicio. Utiliza, en primer lugar, un ejercicio diferente.

-En segundo lugar, utilizar menos peso y haz más repeticiones.

Variando las cargas y los ejercicios durante la semana, podrás entrenar con dolor. Haz esto y te garantizo que tu recuperación será más rápida. Después de todo, los atletas que entrenan con mayor frecuencia son los que rara vez padecen inflamaciones musculares al día siguiente. Esto no es una coincidencia. Es consecuencia de un trabajo equilibrado y sostenido.

Y lo más importante: Aprende a identificar el DOMS y a distinguirlo del dolor indicativo de lesión. Esto no es difícil, porque el cuerpo suele intuir perfectamente cuándo algo va mal.


Relacionado

Deja un comentario